Recorremos las playas de la ciudad de Cádiz, excepción hecha de la encantadora La Caleta en el casco antiguo; un conjunto continuado de magníficas playas urbanas que partiendo de Santa María del Mar, junto a las Puertas de Tierra, continua por la playa urbana de la Victoria, y finaliza recorriendo la espléndida playa semi salvaje de Cortadura. Las instalaciones de Torregorda nos impiden avanzar hasta el infinito.

Continuamos nuestras travesías por el litoral gaditano, tras recorrer la playa de Camposoto en San Fernando, y las travesías Barbate-Zahara, Conil-Trafalgar, y Chipiona-Sanlúcar. En esta ocasión visitamos el litoral de la ciudad de Cádiz y sus espléndidas playas urbanas, desde Santa María del Mar hasta Torregorda y regreso.

Playa de Santa María del Mar y la fachada de la ciudad al fondo.

1. Playa de Santa María del Mar.

Iniciamos nuestro recorrido en esta coqueta y familiar playa urbana de pequeñas dimensiones, la versión extramuros de La Caleta. Es una playa encajonada y protegida por dos espigones junto a la Puerta de Tierra, la cual separa la ciudad entre el casco antiguo y la zona moderna. En bajamar presenta un aspecto espléndido, en forma de concha, que solo interrumpen pequeños restos de piedra de las antiguas murallas. Las condiciones para el baño son además excelentes, lo que favorece su carácter familiar.

Playa de Santa María del Mar.

Playa de Santa María del Mar desde la playa Victoria.

2. Playa de la Victoria.

A la altura del segundo espigón de la playa anterior, sin interrupción, nos sumergimos de lleno en una de las playas urbanas más hermosas que conozco: la playa de la Victoria, cerca de 3 km de playa de arenas finas y doradas, con forma rectilínea y una media de 150 m de anchura con la bajamar. Limita al sur con el Fuerte de Cortadura, la última gran fortificación abaluartada levantada para la defensa de la ciudad durante la Guerra de la Independencia contra los franceses (1808-1814), y cuyo espolón oeste se introduce en las arenas de la playa. El límite trasero de la superficie de arenas está constituido por el paseo marítimo, que acompaña a la playa en toda su extensión.

Playa Victoria.

Con la bajamar, la zona al norte, junto a Santa María del Mar, presenta una plataforma rocosa que recorre toda la orilla. Pero unos metros más allá, en dirección sur, nos aparece la gran llanura mareal en todo su esplendor. Una pendiente muy moderada  propicia el baño, los juegos en la orilla, y todo tipo de deportes náuticos y, dadas sus dimensiones, es muy utilizada para eventos deportivos y espectáculos. Resulta un gran placer pasear por su orilla.

Playa Victoria desde Cortadura.

3. Playa de La Cortadura.

Pasado el Fuerte de la Cortadura continuamos nuestra ruta sin interrupción, y nos adentramos en una playa espectacular, confinada entre el citado fuerte y el espigón que delimita la zona militar de Torregorda: la playa de Cortadura. Cerca de 4 km de playa de arenas finas en forma rectilínea, situada sobre el estrecho tómbolo de arena que une la ciudad con San Fernando y con el resto de la costa gaditana del sur.

Fuerte de La Cortadura, unión de las dos playas.

Playa de Cortadura.

Se trata de una playa con muchos atractivos: su carácter natural, virgen y tranquilo, zona nudista incluida; su espléndida bajamar, que permite un largo paseo relajante por sus orillas; su interesante cordón dunar y la rica vegetación que conserva a su espalda; su preciosa plataforma rocosa en su mitad sur; y la presencia de restos arqueológicos de indudable valor.

Cordón dunar en la playa de Cortadura.

Playa de Cortadura y Torregorda al fondo.

Con motivo de los temporales del pasado año salieron a la superficie restos de un acueducto romano y de una calzada de los siglos XVI y XVII, a su vez construida sobre una antigua calzada romana, calzada destruida por el terremoto de Lisboa de 1755, y que afectó en gran medida a Cádiz. El acueducto es una infraestructura romana del siglo I, medía unos 80 km., y traía agua desde los manantiales de Tempul, en San José del Valle. Ya anteriormente se encontraron en la zona las piezas machiembradas o atanores por donde discurría el agua. Se pueden contemplar en la plaza Asdrúbal de Cádiz.

Piezas del acueducto romano en la plaza Asdrúbal.

Restos de la calzada de Cortadura.

Restos de la calzada.

Llegados a Torregorda emprendemos el camino de vuelta por el mismo recorrido, para un total de unos 16 km.

Comenzando el regreso desde Torregorda.

4. Gastronomía.

La oferta gastronómica a lo largo de nuestra ruta es abundante y variada. En el paseo marítimo que acompaña a la playa Victoria encontraréis multitud de bares y restaurantes muy variados. Hay mucho donde elegir.

Entre los diversos chiringuitos en la misma playa os recomendamos el existente al comienzo de la playa de Cortadura, en dirección a Torregorda: Nahu Beach, tanto para un aperitivo como para comer. Muy cerca,  a medio camino de la citada playa, en la carretera que transcurre paralela a la misma: Ventorrillo El Chato, historia, tradición y la mejor gastronomía de la ciudad.

 

Fotos: Jesús Oliden y Arantza González
Antxón Urrestarazu Echániz
Obra bajo licencia Creative Commons