Turismo entre dos tierras

Una ruta por el litoral gipuzkoano (y II). De Donostia a Mutriku.

Una ruta por el litoral gipuzkoano (y II). De Donostia a Mutriku.

Os proponemos una ruta de cuatro días para conocer la costa gipuzkoana, desde Hondarribia, en la frontera francesa que marca el río Bidasoa, hasta la provincia de Bizkaia, junto a la playa de Saturrarán de Mutriku. Hoy vamos a recorrer la segunda parte, entre Donostia y Mutriku.

En nuestra primera parte de la ruta por el litoral gipuzcoano (pincha aquí), visitamos las localidades de Hondarribia, Pasai Donibane y Donostia-San Sebastián. Hoy partiremos de la capital gipuzkoana en dirección oeste, hasta llegar a Mutriku, en la muga con Bizkaia.

Vamos a visitar un territorio de paisajes espectaculares, donde reinan el Flysch y los agrestes acantilados, tierra de bellos Museos, como el del modisto Balenciaga y el pintor Zuloaga, y la patria de heroicos marinos como Elcano y Churruca. Y siempre acompañándonos una excelente gastronomía y el txakolí, el vino autóctono de la tierra.

Día 3. Zarautz y Getaria

Comenzamos nuestra visita a Zarautz acercándonos hasta la zona conocida como Talai-Mendi, donde se encuentra el camping del mismo nombre. Desde el alto tendremos inmejorables vistas de Zarautz, su extraordinaria playa y el humedal de Iñurritza, así como de la cercana localidad de Getaria, recortada por la silueta de su famoso Ratón. De aquí parte un corto paseo hasta el Centro de Interpretación de Mollari, antiguo cargadero de minerales, con vistas sorprendentes al mar. Tras el paseo, es recomendable una visita a la cercana bodega de txakolí Talai Berri, siempre previa reserva.

Bajando hacia el pueblo y, tras una visita a la oficina de turismo, conviene realizar un recorrido por las calles de su pintoresco casco urbano; la calle Mayor y la plaza de la Música, el pequeño y coqueto Mercado, y el Palacio de Narros, de donde partiremos para disfrutar del magnífico Paseo Marítimo. Tras un txikiteo de txakolí (estamos en su tierra) en la Barren Enparantza, es la hora de comer en alguno de los muchos restaurantes interesantes de la localidad. Un buen restaurante de cocina vasca tradicional, y con muy buenas vistas, es Aiten Etxe, junto al minúsculo puerto pesquero. Para sibaritas, siempre nos quedará Argiñano. Y para bolsillos protegidos, una ruta de pintxos por el casco antiguo.

Por la tarde nos acercaremos a Getaria, la tierra de Elcano y el txakolí, situado a unos 5 km, por la sinuosa y bella carretera de la costa. Podemos comenzar por una visita al Museo Balenciaga, dedicado al célebre modisto y diseñador nacido en la localidad, situado en la parte alta de Getaria, cerca del enorme frontón y el monumento al intrépido marino. Una visita a la Iglesia de San Salvador, declarada Monumento Nacional, será el aperitivo para un relajante paseo por las empinadas calles medievales de la localidad, en suave descenso hasta el mirador al puerto deportivo, al “ratón de Getaria” (Monte San Antón) y a la ensenada que lleva hasta Zarautz. Es aconsejable un aperitivo en el restaurante Iríbar, junto a la Iglesia, y para cenar dos opciones. La más cara, pero extrarordinaria, de un rodaballo en el restaurante Elcano, junto al frontón, y otra más asequible de sardinas o txitxarro en la parrilla del May Flower, encima del puerto.

Día 4. Zumaia y Mutriku

Comenzaremos el último día de nuestra ruta acercándonos hasta Zumaia por la carretera de la costa desde Zarautz, y visitar dos auténticas joyas, una natural y la otra artística. Partiremos desde la oficina de turismo de la localidad, donde nos informaremos de las distintas opciones de visita al Geoparque de la Costa Vasca, más concretamente, al Flysch y la rasa mareal de Zumaia. Hay opciones de senderismo a lo largo del litoral, o desde el mar, mediante embarcaciones de recreo. De regreso, es muy recomendable acercarse hasta el pequeño pero sugerente Museo del pintor Zuloaga, situado en una bella zona de la marisma a la entrada de Zumaia. Conviene realizar la reserva con antelación.

Para comer, dos recomendaciones. Asador Bedua, ubicado en una antigua y bella Casa Lonja de época medieval, junto al estuario del río Urola. Y una opción más arreglada económicamente en Justa Taberna, en el centro.

Por la tarde nos acercaremos a Mutriku, la patria del marino de Trafalgar, Cosme Damián Churruca. Situado en el límite con la provincia de Bizkaia, se trata de un pueblo con una fuerte tradición marinera. Hay que perderse por su casco histórico, declarado Conjunto Monumental, y disfrutar de sus casas señoriales y palacios de los siglos XV al XVIII. Mutriku cuenta con dos interesantes museos, Bentalekua y Nautilus, cuya visita os permitirá conocer toda la riqueza geológica y marina de la localidad. Y si queréis disfrutar del espectacular entorno natural y geológico de la localidad, es muy conveniente acercarse y dar un paseo por la zona conocida como “siete playas” y los acantilados de Saturrarán.

Los amantes de la naturaleza y del senderismo, podéis modificar alguna de las rutas recomendadas y acercaros hasta el cercano Parque Natural de Pagoeta, en el municipio de Aia.

Os dejamos con el bonito video realizado por el amigo José Prada, de nuestra visita a la costa vasca con Euskádiz.

Viaje al País Vasco con Euskádiz from Euskádiz on Vimeo.

Antxón Urrestarazu Echániz

Arantza González Sánchez

Obra bajo licencia Creative Commons

Si te ha gustado este reportaje, haz clic abajo, en alguna de tus redes favoritas, para que tus amigos puedan verlo. Gracias.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Seguir

Recibe todas las novedades en tu correo

Únete a otros seguidores